Home > Realities > Gran Hermano VIP > Esto huele a… Aida ganadora de GhVip

Esto huele a… Aida ganadora de GhVip

Esto huele a… Aida ganadora de GhVip

Hoy queremos saber si hay alguien más que piense como pensamos nosotros, algo muy raro está pasando en España, no entendemos como han podido cambiar tanto las cosas como para que ahora Aida goce de este gran cariño.

Estamos por decir que nos parece que actualmente Aida es indiscutible candidata para ganar GhVip pues parece que ya es bastante razón que, de todos los candidatos, la audiencia votara por ella para entrar en la casa, pero luego al ver como Caparrós sale de la casa cuando días antes Aida sentenció diciendo “lo pagarás con la audiencia” y que, horas más tarde, de nuevo el público concediera a Aida el privilegio de ser la nueva sargento de hierro, ya nos deja claro que ahora Aida es, si no la preferida, una de ellas.

La audiencia más camicace que nunca

Si Aida ya es una persona con los humitos muy altos, nos parece una decisión muy camicace elegirla a ella como Sargento de Hierro. Os invitamos a una reflexión, si fuerais vosotros los que vivís en la casa de GhVip, hubierais votado por Aida como Sargento de Hierro. ¿De verdad?

Esta mañana, en el desayuno de los chicos, las cosas han estado muy tensas, Elettra y Aida han vuelto a protagonizar una fuerte y acalorada discusión y no nos extraña, Aida se ha tomado muy a pecho su mando y, a veces, abusa, en nuestra opinión, un poquito de esto.

La elegida de Dios, la elegida del pueblo

Si ya era complicado aguantar la prepotencia de Aida Nízar cuando era la elegida de Dios, ahora que es, además, la elegida del pueblo, la cosa se pone complicada. Es cierto que Aida tiene muchísimas virtudes, adoramos su oratoria y su rapidez de respuesta y de pensamiento, pero nos gustó mucho más esa Aida desconocida, tierna, cariñosa y entregada que daba besos a diestro y siniestro de hace escasos días.

Aida es una profesional del medio, una profesional con mayúsculas, sabe lo que sí y lo que no funciona en televisión y está claro que se deja la piel para dinamizar la casa, el problema es que muchas veces su carácter, en vez de dinamizar, dinamita y es aquí justo donde vienen los problemas.

Un baño de humildad a Aida Nízar siempre le puede ayudar y hacer la convivencia mucho más sencilla, pero por una razón que, nosotros al menos, desconocemos, la audiencia no tiene ningún interés en darle ese baño de humildad, al revés, vamos a seguir endiosando a esta mujer que en su día fue de las más odiadas del panorama de la televisión de nuestro país.

La puntuación de nuestros lectores
[Total: 0 Media: 0]