Pelayo demuestra en GH17 que su prepotencia no tiene límite