Home > Moda > Videojuegos

Videojuegos

Videojuegos

Gracias a los continuos avances sociales hemos conseguido romper muchas barreras y comenzar a abrir nuestras mentes a conceptos nuevos y diferentes, adaptarnos y aceptar nuevas formas de vida, a respetar y apoyar las decisiones ajenas  sin juzgarlas según nuestro criterio. Son pasitos de hormiga que han conseguido dar caza a aquel gigante que reprimía las libertades de expresión como si le fuera la vida en ello.
¿Y porqué todo esto?

Porque voy a hablaros de la sociedad de hoy y la posición que ocupa la mujer en todos esos pequeños pasos de los que sin duda somos partícipes, pero voy a centrarme en el mundo de los videojuegos, que es, sin excepción, un mundo eminentemente masculino que evoluciona en una dirección que depende únicamente de las necesidades y los gustos del hombre, dejando al género femenino fuera de toda posibilidad de tener éxito como jugadoras.

Desde siempre se ha considerado que los juegos más agresivos no eran para las mujeres, que a ellos tenía que regalárseles una pistola para jugar a la guerra y a nosotras un juego de cacerolas para que jugáramos a las cocinitas. Y hoy en día me alegro de que muchas hayamos decidido plantarnos y decir basta, pedir de regalo la pistola y darles con las cacerolas en la cabeza a los que nos pusieron frente a ellas. Seguimos siendo femeninas aunque nos guste pegar tiros, seguimos siéndolo aunque nos parezca atractivo el Call of Duty, y seguimos siéndolo porque, a pesar de que muchos se empeñen en negarlo, somos mujeres a las que no nos asustan los convencionalismos. O no deberían.

El mundo de los videojuegos, como dije: un mundo masculino, ha progresado enormemente en estos últimos años, convirtiéndose, a nivel profesional, en uno de los trabajos mejor pagados mundialmente y llegando a alcanzar incluso la altura de ser considerado un deporte. ¿Y qué ha ocurrido? Que nos encontramos frente a una versión del futbol que esta vez no tiene argumentos para excluirnos, pero que, como era de esperar, lo hace. Y me ofende.

Pueden o no gustarte este tipo de pasatiempos, sin embargo, como mujeres, deberíamos luchar por romper los moldes en los que hemos crecido y que nos han educado en una dirección con la que muchas no nos sentimos conformes, y sin embargo muchas nos conformamos y nos volvemos indiferentes cuando podríamos estar luchando por un concepto muy simple: respeto. Y así como nosotras deberíamos luchar por que se nos permitiese integrarnos en mundos en los que hasta ahora teníamos vetado el acceso, ellos deberían luchar porque no se les encierre en un estereotipo de masculinidad totalmente artificial, que no lleva a ninguna parte y que, lo miremos por donde lo miremos, también asfixia.

Eres mujer, y la vida que decidas llevar, tus gustos y tus pasiones, has de definirlas tu, sin dejarte llevar por estereotipos de ninguna índole, por comentarios de ninguna calaña y mucho menos por la dinámica social que te ningunea.

La puntuación de nuestros lectores
[Total: 0 Media: 0]