Home > Moda > Tatuarse los ojos

Tatuarse los ojos

Tatuarse los ojos

Hoy os traemos una noticia del mundo de la moda o, mejor dicho, de lo que está de moda que nos trae con los pelos de punta desde hace un rato y, sin duda, os va a dejar del mismo modo a vosotros.

Una de las premisas sobre la que se construye la moda, ya sea para las prendas de vestir, el estilismo en los peinados o en el maquillaje, entre otros, es, sin lugar a dudas, que el próximo paso a dar sea más arriesgado que el anterior pero hay quien ha decidido llevarse la palabra “riesgo” hasta los límites.

Una de las modas más universales que existen es la de los tatuajes, durante un tiempo los tatuajes no hacían otra cosa que servir de descalificativo a aquel o aquella que los portara pero, poco a poco, se fue introduciendo en la vida de todos como algo común y a lo que no darle más importancia. La vida siguió y la moda de los tatuajes se fue perfeccionando formándose así diferentes escuelas o vertientes que hacía que los tatuajes se diferenciaran por estilos como, por ejemplo, el old school, el realismo o los biomecánicos, entre otros muchos.

Tanto fue el boom de las especializaciones de los diferentes tatuadores a lo largo y ancho del planeta que la moda de tatuarse comenzó a entenderse como una forma de arte cuyo lienzo era la piel humana.

Pero había que seguir avanzando en la moda de los tatuajes si no querían que se quedara como una moda estancada, de nuevo, había que arriesgar y el siguiente paso fue los tatuajes no solo en el cuerpo, sino en la cara, aquí ya la cosa se empieza a poner peliaguda, no por el hecho de que sea más o menos estético, cada uno valorará que es lo que más bonito le resulte, sino porque aquellos que lleváis tatuajes sabréis lo dolorosos que pueden llegar a ser dependiendo de la parte del cuerpo que se escoja y la cara apunta a que tiene que ser una zona poco agradable para las agujas.

Pero no es esta la noticia, la noticia es que una vez que se ha llegado a tatuar la cara, la moda de los tatuajes ha decidido dar el “penúltimo” paso en su historia, nada más y nada menos que tatuarse el globo ocular.

Como lo estáis leyendo, esa zona blanquita de nuestros ojos puede dejar de serlo y cambiarse al color que queramos, eso sí, para toda la vida.

Si has conseguido superar el dolor solo de pensar en tatuarte los ojos, viene la segunda parte y es que el dolor queda en un segundo plano cuando grandes profesionales de la optometría ya se han pronunciado sobre este asunto y su veredicto no ha sido otro que lo peligrosa que puede ser esta nueva moda llegando a provocar inflamaciones e infecciones en el mejor de los casos y la ceguera cuando no haya tanta suerte.

Desde Sweet Skul hacemos un llamamiento a la cordura y os recomendamos que si queréis un cambio de este tipo… ¿por qué no usar lentillas de colores?.

 

Imagen extraída de www.culturacolectiva.com

La puntuación de nuestros lectores
[Total: 0 Media: 0]