Home > Realities > Gran Hermano > La película que nos vende Gran Hermano

La película que nos vende Gran Hermano

La película que nos vende Gran Hermano

¿Conoces esa sensación cuando vas al cine a ver una película “seria” y te encuentras con una película puramente de ciencia ficción y, aun así, aun te siguen queriendo hacer creer que es una película basada en hechos reales?.

Pues justo esa es la sensación con la que nos estamos quedando el equipo de Sweet Skull con GH16.

¿Qué por qué decimos esto?, veamos, repasemos juntos el concepto “Gran Hermano”, al menos, el que nos han querido vender. GH16 es un programa de telerealidad a la vez que un experimento social y un programa de convivencia. Además, Mediaset se vanagloria de llamarlo “la vida en directo”, un programa con el que, año tras año, nos intentan hacer ver cómo se comporta el ser humano cuando lo encierran entre cuatro paredes, lo aíslan de lo que es su mundo y su entorno, lo juntan con otro montón de gente más a la que no conocen de nada y, para más inri, lo someten a situaciones límite que es donde, se supone, sale la parte más animal del ser humano cuando lo sacan de su zona de confort.

Esta es la película que nos han intentado vender acerca de lo que es Gran Hermano, ahora, vamos a lo qué es en realidad.

Para que fuera un experimento social debería de haber dentro de esa casa, al menos, una representación de lo que es la sociedad actual donde vivimos, sin embargo, lo que nos encontramos dentro de esa casa, de unas ediciones a esta parte, es un buen casting para encontrar a las personas más broncas, a los más maleducados, a los más frikis y, a fin de cuentas, a los que más problemas barra espectáculo den, por lo tanto, de experimento social, nada.

¿Programa de convivencia? Si esto fuera así, el premio debería llevárselo, normalmente, aquel o aquella que mejor convive, que se enfrenta a los problemas desde un punto conciliador y no como un loco con un bidón de gasolina dispuesto a avivar el fuego. Sin embargo, las peores actitudes de la casa suelen ser las más recompensadas, Mediaset se posiciona e intenta posicionar a la audiencia a favor de los que, nuevamente, más espectáculo dan que, por regla general, suelen ser los que peor conviven. ¿Alguien se acuerda de Gran Hermano 1?, ¿recordáis broncas del estilo “muere, muere” de Maite hacia Raquel?, Gran Hermano 1 fue líder de audiencia sin la necesidad de quemar la imagen de nadie públicamente, de montar espectáculos circenses, sin amenazas, de hecho, fue líder de audiencia con 10 concursantes a los que hoy en día llamaríamos muebles del Ikea.

En cuanto a lo de someterlos a situaciones límite rodeados de gente que no conocen de nada, dejadnos que nos riamos a pesar de nuestro amor a este formato de televisión. Es más que sabido por todos que se han dado casos en los que, una vez dentro los concursantes de la casa, ha habido quien ya se conocía de fuera y, situación límite es la que vivían los concursantes de las primeras ediciones, en una casa más parecida a una chabola que a un chalet y a los que no solo no se les permitía conexión con el exterior, ni tan siquiera escuchaban música, los Grandes Hermanos de las últimas ediciones tienen una radio propia, fiestas todos los jueves, una casa que más quisiéramos alguno de nosotros y un jacuzzi en el que corren caballos, ¿Dónde está la situación límite? Ah sí, a veces le hacen creer que van a comer cucarachas, perdón.

Pero el mejor punto de todos, sin duda, es lo de “la vida en directo 24 horas”, 24 horas si les interesa, si no, lo censuran. Anoche, mientras se daba lugar el Debate de GH16, aburrido y soporífero como siempre, en Guadalix se pudo ver a un Suso sacado de quicio y dispuesto a agredir a Vera si no hubiera sido por la intervención de Marta y Aritz que, de hecho, este último, pidió la expulsión disciplinaria para Suso. ¿Qué hizo la dirección de GH16?, poner las cámaras del directo mirando al patio para evitar que viéramos el enfrentamiento y, entre tanto, adoctrinar a sus queridos concursantes para que no se hablara del tema más, si no se ve no existe, así podremos seguir manteniendo a Suso dentro de la casa, por lo menos, hasta el jueves. Mientras tanto, en el Debate de GH16, ante las críticas y el fuego que ardía en twitter, Jordi advirtió a la audiencia que no nos inventáramos cosas que nadie había agredido a nadie. Cierto, Jordi, nadie agredió a nadie porque hubo gente que lo impidió pero, años atrás, el gesto de tirar el contenido de un vaso a la cara a alguien le costó a una concursante su expulsión disciplinaria, ¿qué necesitabais de Suso, que le hubiera roto la cara a Vera?. Un Debate de GH16, por cierto, claramente posicionado al lado de Suso por omisión al pedir la expulsión de Kike.

En fin, como comentábamos al principio, la película que nos venden es bien distinta a la que realmente vemos, nos manipulan como quieren al más puro estilo “Los juegos del hambre” y todo sería más sencillo si, en realidad, nos dijeran que Gran Hermano es un circo, un programa de espectáculo que a veces raya lo bizarro y que el verdadero experimento social son la reacciones de la audiencia en función de lo que nos muestran. Como se suele decir… más circo, más pan.

La puntuación de nuestros lectores
[Total: 0 Media: 0]
También te puede interesar
Gh17 termina muy mal para Bea
Rodri de Gh17 desmiente la mala relación entre Bea e Yle
El topo de Gh17 descubierto
Hoy todo termina en Gh17
Jorge Javier Vazquez duramente criticado por las redes sociales en Gh17
Jorge Javier Vázquez duramente criticado por las redes sociales en Gh17
Miguel último expulsado de Gh17 antes de la final
Miguel último expulsado de Gh17 antes de la final