Home > Belleza > Meg Ryan se apunta al efecto Zellweger

Meg Ryan se apunta al efecto Zellweger

Meg Ryan se apunta al efecto Zellweger

Hoy despertamos con una noticia que inunda las redes sociales, las portadas de las revistas de moda y acapara titulares en los programas del corazón, hoy la angelical Meg Ryan es Trending Topic Mundial y nos preguntamos… ¿estrenará nueva película y es noticia porque no lo hace desde 2009? ¿se ha metido a cantante? ¿ha cogido la senda de Rihanna y ahora quiere montar un imperio de la moda?

No, amigos, la actriz Meg Ryan es noticia por su reciente intervención quirúrgico-estética y, no, no es noticia por su maravilloso resultado precisamente, es más, Meg Ryan acaba de entrar a formar parte de la larga lista de desastres con el bisturí de Hollywood.

Meg Ryan apenas cuenta con 53 años a sus espaldas, una edad muy respetable y por la que aún no se debería juzgar a nadie de “viejo”, claro que, sería así si no formara parte de una de las industrias más estrictas, por decirlo de alguna manera suave, con lo que a los cánones de belleza se refiere.

Meg Ryan, a pesar de su desaparición en los últimos años de la gran pantalla, ha sido considerada una de las mejores estrellas de la comedia romántica en los años 90, a lo que se le ha sumado otros títulos asociados a su belleza destacando el ser una de las caras, sin intervención quirúrgica, más bonitas de Hollywood, un icono, sin duda, de la belleza natural.

Pero, a partir de hoy, esto ha pasado a la historia, Meg Ryan ha dejado de ser ese rostro dulce que enamoraba hasta al chico más duro y levantaba envidias entre las mujeres a convertirse, como empieza ya a circular entre las redes sociales, en un mal clon de nuestra española Carmele Marchante.

Dicen que la edad pasa para todos, por desgracia para Meg Ryan, querer luchar contra esta regla natural, le ha acabado trayendo peores consecuencias que la degeneración propia de la especie humana con un resultado en el que podemos destacar lo desproporcionadamente pequeños que han quedados sus ojos en comparación con una gran frente en la que se puede ver con claridad el esfuerzo por ocultar las arrugas propias de la edad y esa sonrisa que enamoró a medio mundo, ahora, es solo un reflejo de lo que fue.

Mientras las redes sociales, en especial Twitter, siguen ardiendo con el cambio radical de Meg Ryan, en Sweet Skull preferimos quedarnos con la imagen de la Meg Ryan de, por ejemplo, “City of Angels”.

Meg Ryan se apunta al efecto Zellweger

Imagen principal extraída de eleconomista.es

La puntuación de nuestros lectores
[Total: 0 Media: 0]