Home > Belleza > Aceite de monoi

Aceite de monoi

Hoy queremos hablar sobre uno de los productos estrella que más nos gustan en Sweetskull por su versatilidad, hablamos del aceite de monoi, un aceite que puede ayudarnos a solucionar muchos problemillas de nuestro día a día.

El aceite de Monoi se extrae del coco pero no es un aceite de coco al uso, sino de los cocos tahitianos de alta calidad, en concreto, extraído de la copra y refinado posteriormente.

Además, en el aceite se deja macerar con flores de tiaré que son quién le aportan al aceite ese perfume tan especial  y reconocible.

El aceite de monoi tiene unas propiedades muy hidratantes y se usa para varias cosas:

En primer lugar, en nuestra opinión, el uso que más nos gusta es, sin duda, para el cabello seco, ya sea para aquellas personas que siempre tienen el cabello seco o para aquellas que, después del verano, quedan con el cabello realmente dañado. Las propiedades extremamente hidratantes del aceite de monoi aseguran una reparación rápida en el cabello.

En verano, no sólo el sol sino agentes como el cloro o la sal del mar hacen que el pelo se resienta, aunque siempre aconsejamos usar protector solar de cabello que, además, también proteja del cloro y la sal, en muchos casos, hay gente que no los conoce o no puede comprarlos y luego necesita recuperar el brillo y la textura natural de su cabello, con un par de aplicaciones semanales de aceite de monoi de puntas a medias puntas después de la ducha y dejando que actúe durante toda la noche se notarán los avances bastante rápido.

Otro de los usos más frecuentes del aceite del monoi es usarlo como aftersun, al igual de lo que comentábamos anteriormente, sus propiedades hidratantes ayudarán a refrescar tu piel después de la exposición solar y recuperarse del sol recibido.

Otro de los usos, aunque este no nos convence en absoluto, es usarlo como bronceador, somos de la opinión de que todos los bronceadores que se usen deben de tener siempre factor de protección porque todo lo demás es un suicidio para nuestra piel. El aceite de monoi, como todos los aceites, en una aplicación antes de la exposición o durante la exposición solar aumenta el bronceado pero siempre a costa de quemar la piel.

Esto ya lo dejamos en manos del usuario y su decisión sobre si usarlo o no también como bronceador pero siempre sabiendo que no le estamos haciendo ningún favor a nuestra piel.

La puntuación de nuestros lectores
[Total: 0 Media: 0]
También te puede interesar
Efectos de la contaminación sobre la piel
Efectos de la contaminación sobre la piel
Sara Carbonero conductora del nuevo reality de Mediaset
prendas que nunca debes vestir en una boda
Prendas que nunca debes vestir en una boda
Cambiame
¡¡Feliz Cumpleaños, Cámbiame!!