Home > Moda > Cuando nadie me ve – Sara Carbonero

Cuando nadie me ve – Sara Carbonero

actualización blog Sara Carbonero

Actualización del blog de Sara Carbonero

 

16 noviembre 2014

#DOYLACARA

Anónimo luchador,
nunca tendrán las armas la razón,
pero cuando se aprende a llorar por algo,
también se aprende a defenderlo.

No hay tregua
Barricada

¡Hola!
¿Cómo empiezo hoy el post? ¿Qué os puedo decir después de más de 2.000 comentarios en el anterior?
Me alegra mucho que os haya gustado tanto el video, que hayáis sabido valorar el cariño con el que está hecho y entendido perfectamente lo que quería transmitir.

Tengo que reconocer que algunos comentarios me han hecho mucha gracia como el de que si no suelo cenar ningún día…¡Pues claro que sí! Pero en un vídeo de tres minutos es muy difcícil resumir un día entero. ¡Haced la prueba!

Dicho esto, esta semana quiero contaros una historia:

Érase una vez una humilde costurera que vivía en Montgomery, Alabama. En la época en la que le tocó vivir no se valoraba de igual manera a blancos y negros, eran tiempos de intolerancia y discriminación. Personas negras, como ella, no podían coincidir en algunos espacios públicos con blancos, espacios tales como bares, restaurantes, transportes públicos, fuentes de agua potable, escuelas, salas de espera de hospitales e incluso en las puertas de algunos baños públicos se podía leer: “NEGROS NO”. Sin embargo, esta modesta costurera, afroamericana de origen y de 42 años de edad, pensó que pese a las injustas leyes de Jim Crow, que postergaban a los afroamericanos considerándoles “una raza inferior”, cambiar la historia era posible.

JIMCROW

Ocurrió un frío 1 de Diciembre de 1955. Rosa, nuestra costurera de Alabama, como tantas veces, cogía el autobús público. Un autobús que segregaba a la perfección a blancos y negros. Una línea indicaba que los blancos deberían sentarse en los asientos delanteros dejando los traseros a los negros quienes también podían usar los centrales, eso sí, siempre que ningún blanco quisiera sentarse en ellos.
Agotada, no tanto de su trabajo, como de la situación que afroamericanos como ella debían asumir día a día, subió al autobús y al verlo vacío decidió sentarse en uno de los asientos centrales. Al mismo tiempo, un joven subió a éste, él era blanco por lo que el conductor ordenó a Rosa que se levantase y cediese a éste su asiento. Rosa no se amedrentó y cansada, decidió no hacerlo. A su lado había otras tres personas, negros también, quienes sí acataron la orden del conductor y se levantaron.

ROSAP_AUTOBUS

El conductor amenazó con hacer que la arrestasen y de hecho lo hicieron.
Nuestra protagonista, pasó aquella noche en el calabozo por perturbar el orden público e incluso fue multada.

ROSAP_DETENIDA

De pronto, un joven llamado Martín supo de su historia y decidió que él también podía hacer algo, comenzó a organizar protestas en contra de la discriminación en los autobuses públicos.
382 días, 30.000 personas con “pies cansados pero con almas liberadas” hicieron que un año después el gobierno aboliese cualquier tipo de discriminación en los lugares públicos.
Y colorín colorado…
Esto podría ser un cuento pero no lo es, nuestra protagonista: Rosa Parks existió y consiguió con un pequeño gran gesto movilizar a otros que como ella estaban cansados de sufrir la discriminación en su día a día. Aquel joven que organizó aquellos movimientos no era otro que Martin Luther King y afortunadamente consiguieron que el gobierno aboliese estas normas discriminatorias.

MARTINLK

Pero no hace falta remontarse muchos años atrás para encontrar mujeres valientes. Malala Yousafzai también viajaba en autobús un 9 de Octubre de 2012, en el autobús escolar. Sin uniforme y ocultando sus libros, fruto de años de amenazas por las que la mayoría de sus compañeras habían abandonado la escuela.
Malala, valiente, no sólo continuó con sus estudios, desde los 11 años también escribía un blog en la página de la BBC bajo pseudónimo, Gul Makay. En el blog denunciaba estas amenazas y todas las barbaries del régimen talibán que, entre otras cosas, prohibía la asistencia de las mujeres a la escuela.
Ese día de octubre en el Valle del Swat las amenazas se hicieron realidad. Tras la pregunta: ¿Quién es Malala? Siguieron los disparos que impactaron en cuello y cráneo de Malala. Su delito: Ser mujer y querer estudiar.
Por suerte, tras varias intervenciones y pasar un proceso de rehabilitación, Malala se recuperó y hoy continua sus estudios en Inglaterra. El pasado 10 de octubre recibió el Premio Nobel de la Paz.

MALALA

He querido acordarme de casos como el de Rosa Parks y de Malala Yousafzai, a raíz de la nueva campaña de Mediaset 12 meses: Doy la cara por la igualdad.

Parece que en el siglo XXI sobra hablar de estas cosas, no debería ser necesario usar este altavoz para pedir la igualdad de las mujeres, pero sin duda, las últimas cifras son alarmantes. Leía hace poco en el periódico los datos del Informe Andalucía Detecta y del Informe Social de la Juventud en Andalucía, realizados por el Instituto Andaluz de la Mujer y el Instituto Andaluz de la Juventud, respectivamente. De ellos se desprendía que el 24% de los jóvenes andaluces creen que la mujer ha de quedarse en casa y un 10% considera que las decisiones importantes son cosa de hombres, sin duda como os decía son datos cuanto menos preocupantes, por no hablar del índice de violencia machista en nuestro país.
El acoso, y el considerar a las mujeres como meros objetos es algo habitual en nuestra sociedad, en ocasiones esta “violencia silenciosa” viene enmascarada en forma de piropos.

Hay veces que dar la cara significa jugarse la misma. Mujeres valientes, mujeres “AVANZADORAS” como Rosa Parks o Malala lo hicieron y lo hicieron por un bien común, creyeron que merecía la pena luchar contra las injusticias y por ende cambiar la historia. De hecho, muchas lo consiguieron.

Intermon Oxfam ha creado “El Proyecto Avanzadora” bajo el lema: Avanza por ellas. Cambia el mundo. Sole Giménez (todos la conocéréis porque fue la cantante de Presuntos Implicados) es la embajadora de esta campaña y una de las muchas voces que en el blog AVANZADORAS cuentan lo que les pasa y lo que día a día hacen para trasformar esta realidad injusta.

En alguna ocasión os he dicho que una de las mejores cosas que tiene mi profesión y el hecho de ser un ¨personaje público¨ es la posibilidad de difundir mensajes para que lleguen al mayor número de gente posible. Seguro que estos días habéis visto la foto de mis compañeros con la pizarra, apoyando esta causa de Mediaset 12 Meses: Doy la cara por la igualdad.

COLLAGE_12MESES

Hoy quiero sumarme a ellos y dar la cara por todas las mujeres. Por mis abuelas, por mi madre, por mi hermana, por mis amigas, por todas las mujeres que luchan día a día para demostrar que no somos iguales que los hombres, ni queremos serlo pero que merecemos exactamente las mismas oportunidades. Pero en especial por las mujeres que avanzan para cambiar la historia, gracias a las cuales vamos encontrándonos un mundo mejor.

sarapizarra

¡¡Un beso enorme!!

“El primer amor de una mujer debería ser el amor propio.”
Gene Tierney

Extraido de Cuando nadie me ve – Sara Carbonero.

La puntuación de nuestros lectores
[Total: 0 Media: 0]
También te puede interesar
Quiero ser remonta ahora en Divinity
Quiero ser remonta ahora en Divinity
Sara Carbonero conductora del nuevo reality de Mediaset
Actualización blog Sara Carbonero
Cuando nadie me ve – Sara Carbonero
Actualización blog Raquel del Rosario
Raquel del Rosario – Planeta Particular